rss

¡30 años de acciones por la salud de las mujeres!

Desde 1987 todos los 28 de mayo, mujeres feministas de todo el mundo alzamos nuestra voz colectiva para exigir la garantía plena de nuestro legítimo derecho a la salud, hoy en 2017 y frente a las políticas neoliberales que privatizan este derecho y que comercializan con nuestros cuerpos y vidas, nuestra voz es aún más necesaria.

Hace 30 años, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, soñó con que todos los 28 de mayo y en todos los rincones del mundo, se realizarán acciones que mitigaran el impacto que tiene en la vida y salud de las mujeres; la privatización de la salud; la negligencia institucional; la violencia estructural: las leyes restrictivas de aborto; la violencia obstétrica: la mortalidad materna; la feminización del VIH; la criminalización del derecho a decidir; el no reconocimiento de los derechos sexuales y derechos reproductivos; la falta de garantía del derecho a una vida libre de violencias; los embarazos no deseados; las barreras institucionales para acceder a una educación sexual integral, entre otros.

30 años de camino recorrido por la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe y por miles de organizaciones feministas en el mundo, nos dejan logros importantes alcanzados, sin embargo, aún es mucho lo que hay para hacer, denunciar y exigirle a gobiernos y sociedades.

Este 28 de Mayo queremos recordarle a los Estados las deudas que aún tienen con la salud de la mitad de la población mundial, las mujeres.

  • La despenalización total y social del aborto: Aún miles de mujeres, en especial en países en desarrollo, mueren o ven afectada su salud de manera permanente por la realización de abortos inseguros y clandestinos. Estas muertes y afectaciones son completamente prevenibles y evitables.
  • La educación sexual integral: Un paso fundamental para garantizar que mujeres y niñas puedan tomar decisiones sobre sus cuerpos, vidas, sexualidad y reproducción.
  • La laicidad: La materialización de los estados laicos es fundamental evitar la injerencia de las iglesias sobre las políticas públicas que deben garantizar los derechos sexuales y derechos reproductivos de mujeres y niñas.
  • La mortalidad materna: A pesar de la reducción de ésta en las últimas décadas, aún las mujeres se mueren al parir, la atención debe ser prioritaria, universal y libre de cualquier violencia obstétrica o barrera institucional.

Desde la RSMLAC, seguiremos abogando y trabajando para que el derecho a la salud de sea una realidad, sea garantizado y sea ejercido de manera plena e integral por todas las mujeres y niñas.

¡Por nuestra vida y por nuestra salud este 28 de mayo y todos los días resistimos, caminamos, luchamos y trabajamos!